21.5.12

Pizza


A todos nos gusta la pizza, y es que es tan versátil que es posible que cada persona la adapte a sus gustos. Y es debido a esa versatilidad que cada país hace y vende su propia versión. Esto ha provocado que la gran mayoría de las pizzas que se comercializan en la actualidad no tengan mucho en común con la original pizza napolitana y que todo aquel que la prueba lejos de su ciudad de origen nunca llega a saber cual es la verdadera magia de una pizza.
Para evitar esto y procurar la calidad de las pizzas, en 1984 se estableció el Reglamento Napolitano, una especie de sello distintivo que garantiza la tradición en una pizza. Para llevar este sello se hace necesario cumplir unos requisitos tales como tener una masa elástica y moldeable y hecha a mano, tener un diámetro que no exceda los 35 cm. y un grosor no superior a 1cm., hornearse en horno de leña a 485ºC unos 60-90 segundos y directamente sobre el suelo, llevar mozzarella de bufala Campana (DOP),... en fin, una serie de medidas necesarias para garantizar la calidad. Este asociación también quiere dejar clara que la pizza es básicamente un cículo de masa con un gusto y perfume propio, y que los condimentos que le añadamos no deben predominar sobre esta.
Asi que como hemos visto, podemos obtener pizzas de calidad en casa, es cierto que horno de leña no tiene todo el mundo pero las demás son reglas fáciles de cumplir, así que vamos allá.


Grado de dificultad: Bajo
Tiempo de preparación: 20 minutos + 2 horas
Cantidad: 2 pizzas

Ingredientes:
  • 300 g. de harina de fuerza
  • 150 ml. de agua
  • 18 g. de levadura fresca
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pizca de azúcar


Preparación:
Calentamos el agua hasta que esté tibia y entonces le añadimos la levadura, el aceite y el azúcar, removemos para que la levadura se deshaga y se mezcle todo bien.
Por otro lado, tamizamos la harina y le añadimos la sal, y mezclamos. Es muy importante que la sal no entre en contacto directo con la levadura pues anulará su efecto. Ahora le añadimos el agua con la levadura que habíamos preparado antes y amasamos. Tenemos que amasar hasta que la masa esté completamente homogeneizada. Cuando hayamos terminado de amasar, ponemos la masa en un bol y la dejamos fermentar hasta que doble su tamaño, dependerá de la temperatura ambiente pero si no hace mucho frío aproximadamente tardará 1 hora.
Una vez la masa ha hecho una primera fermentación la dividimos en dos trozos, que serán las dos pizzas. Amasaremos cada trozo para quitar el aire y le damos forma de bola, los ponemos sobre una bandeja y los pintamos con aceite para que no se les forme costra, y dejamos reposar de nuevo hasta que doblen se tamaño.
Pues bien, ya tenemos nuestra masa preparada para hacer pizza. A mi esta masa me parece fantástica porque si quieres una base de pizza crujiente solo tienes que dejarla muy fina y si, por el contrario, te gusta la masa gruesa y esponjosa te bastará con no estirarla tanto. De las dos formas queda genial. Estiramos la masa con un rodillo y sobra ella ponemos los ingredientes que más nos gusten (puré de tomate, mozzarella, salmón ahumado, orégano...). Espolvoreamos la pala del horno de leña con harina y ponemos la pizza encima así nos resultara más fácil meterla dentro. El horno tendrá que estar a unos 485ºC y la pizza se hara muy rápido, en unos 60-90 segundos. En caso de hacerla en horno eléctrico o de gas tendremos que precalentarlo a 250ºC y hornear la pizza durante 10 minutos.


PD: las burbujas  de aire que se forman en la masa al hornearla son garantía se frescura, es un efecto que se produce al hornear la masa inmediatamente después de estirarla, así que ¡vivan las burbujas!

Fuente de la receta: propia

9 comentarios:

ANA dijo...

Me encanta la pizza y es tan versátil que acepta multitud de combinaciones. Besos!

Ana de: 5 sentidos en la cocina

Recetas Clàudia ♥ dijo...

np conozco a nadie que no le guste la pizza!! es tan buena!!!

DULCE dijo...

la pizza nos encanta que rica te ha quedado, besos

Jose dijo...

VIVAN! Estoy contigo, donde esté una pizza con burbujas que se quite el champan...jeje. Besitos.

Justme dijo...

Creo que es imposible que a alguien no le guste la pizza..yo tenía una amiga que de pequeña lo decía pero porque solo había probado un sabor, realmente con todas las posibilidades que ofrece (casi infinitas) dudo que haya alguien que sienta rechazo por todos los alimentos del mundo jaja
Te ha quedado perfecta, desde luego no es igual tomar una pizza aquí que en Napoles..me pongo morada cada vez que piso Italia!
http://hoysonrioalespejo.blogspot.com.es/

Chez Silvia dijo...

Que tendrá la pizza que nos gustará tanto!!! y finita como me gusta:)

María dijo...

Te ha quedado la autentica pizza Italiana, me encanta asi de finita, y desde luego me tomaria un buen trozo de ella. Un besico
cosicasdulces.blogspot.com

Maria Jose Adan dijo...

Ummm!...esto requiere un rosado con aguja, yo creo, trae la pizza que yo pongo el vino...jja (casi cuela ..ehh!). Bss Acaramelada

Paola L. dijo...

En casa acostumbramos a comer pizza los fines de semana,creo que con èsta receta ya no serà necesario ir a la pizzeria ,porque me la preparo en casa.Optima receta.Paola L.